Qué es el liderazgo positivo y cómo utilizarlo con éxito

El liderazgo positivo es un concepto que hace referencia a un conjunto de buenas prácticas arraigadas a un líder. Existen diferentes tipos de liderazgo, influidas en parte por la personalidad y características del líder. En este caso, el liderazgo positivo repercute, como bien dice su nombre, de manera positiva en el equipo, haciéndoles sentir motivados en su trabajo y creando un vínculo sólido con la empresa. 

Un líder positivo siembra buenas prácticas entre sus empleados y desarrolla un excelente ambiente de trabajo, donde el equipo puede sentirse integrado y aceptado. 

En la actualidad, ya no es suficiente con que un líder se limite a dar órdenes. Las personas buscan una mayor unión con su líder, que les ayude a poder desarrollar su trabajo de forma efectiva y a ganar aptitudes y conocimientos que les ayuden en su carrera profesional. De esta forma, en el liderazgo positivo se establece una relación de comunicación bidireccional entre líder y empleado, una relación basada en el respeto y la confianza donde ambas partes pueden salir altamente beneficiadas. 

Características de un líder positivo

Un líder positivo aglutina un conjunto de características que definen su liderazgo: 

  • Toma las decisiones empresariales considerando a su equipo en todo momento. 
  • Realiza una retroalimentación constructiva al equipo, tanto de forma personal como global. 
  • Es accesible en la comunicación y las relaciones. 
  • Actúa de forma ética
  • Delega responsabilidad en otras personas, generando confianza

El liderazgo positivo tiene un componente pedagógico importante, puesto que a través de sus acciones fomentan el aprendizaje constante de las personas que el líder tiene a su cargo, implicándolos a que sigan aprendiendo y dándoles feedback con el que podrán mejorar. Esto genera una alta confianza en el grupo, haciendo que el vínculo con el líder y la empresa sea más fuerte. 

En este tipo de liderazgo prima sobre todo la democracia, la participación, el profesionalismo y el respeto mutuo. Estos valores son los que acompañarán a la empresa y sobre los que versará su organización. Algo imprescindible en un entorno cada vez más competitivo, donde se necesita disponer de personas motivadas y formadas. 

Numerosas empresas en la actualidad están apostando por escoger a líderes que transmitan actitud y motivación a su equipo, un valor muy necesario que aportará multitud de beneficios a la organización, entre los cuales encontramos el aumento de la motivación y una mayor fidelidad a la empresa por parte de los trabajadores. 

En muchas ocasiones nos encontraremos con estructuras organizacionales muy rígidas que no implementan la filosofía del liderazgo positivo. Aquellos líderes que prioricen la transparencia, la ética y el respecto en sus acciones directivas son visualizados de forma positiva por el equipo bajo su cargo, haciendo que la imagen interna y externa de la empresa mejore. 

Este beneficio a la imagen corporativa de la empresa por parte de un líder positivo puede influir a la hora de la captación y retención del talento, logrando encontrar a empleados productivos y con ganas de trabajar y de aportar sus conocimientos en la empresa. 

¿Cómo fomentar un liderazgo positivo? 

Aunque hay líderes que nacen con unas habilidades concretas, estas pueden mejorarse y trabajarse a través de la escucha activa, el coaching, el autoconocimiento, la inteligencia emocional… técnicas que permitirán al líder poder adquirir aptitudes que les ayuden a liderar de forma positiva. 

Todos estos conocimientos serán traspasados por parte de esta figura a sus empleados, haciendo que estos se sientan altamente estimulados y esto repercuta de forma positiva en su rendimiento laboral

Las conocidas como soft skills o competencias blandas serán imprescindibles para que un líder dirija a su equipo de forma positiva. La tenencia de estas habilidades por parte de los miembros de la organización fomentará una mejora del trabajo en equipo y en general, de su productividad. Algo imprescindible más ahora cuando estamos hablando de términos como el entorno VUCA, donde las empresas se ven envueltas en un mercado volátil y en constante cambio.

Para poder hacer frente a todos estos cambios y mantener su competitividad en el mercado necesitarán de un líder fuerte y capaz de motivar a su equipo; conceptos en los que se basa el liderazgo positivo.